Aprende a respirar con Tai Chi

0

aprender-a-respiraraprender-a-respiraraprender-a-respirarLa respiración es un elemento fundamental en la realización de las Formas de Tai Chi. Una correcta ejecución del ejercicio dependerá en gran parte de que sepas acompañar los ritmos de tu respiración con los movimientos realizados. No te preocupes, aquí te explicamos todos los pasos para que aprendas a respirar.

controla tu respiraciónEl control de la respiración es una de las bases más importantes del Tai Chi. De ello depende en gran parte que el ejercicio se realice correctamente y que de esta manera podamos disfrutar de todos los beneficios del Tai Chi. A través de la respiración abrimos los canales de energía para que el Chi pueda fluir por todo nuestro cuerpo y dirigirlo hacia los puntos que estemos trabajando.

 

 

Aprende a respirar:

Puede que aprender a controlar nuestra respiración al principio resulte complicado. No estamos acostumbrados a ser conscientes de algo que damos por natural. Sin embargo, es importante que aprendas a llevar un control sobre tu respiración. Toma nota:

  • La forma más sencilla de controlar la respiración es siendo consciente de la misma. Para ello simplemente lo que debes hacer es contar el número de inspiraciones y espiraciones que realizas durante el ejercicio. Es una técnica para que tomes un primer contacto. Esto además te ayudará a vaciar la mente de pensamientos ajenos al ejercicio y que puedan hacer que pierdas la concentración.
  • Una vez que seas capaz de controlar este primer paso te recomendamos que pases a un siguiente nivel. No es recomendable que abuses de la primera técnica, ya que podría causar que te centres más en la respiración que en el propio movimiento. Ahora vamos a practicar un método de respiración algo más complicado. Es similar a algunas técnicas practicadas en Yoga: consiste en retener el aliento durante algún tiempo antes de expulsarlo o inhalarlo. De esta manera lograrás que el aire alcance todas las partes del cuerpo, alcanzando los tejidos profundos.
  • Por último, la forma más avanzada de respiración te llevará algo más de tiempo adquirirla. Debe ser en este último paso la intención la que dirija el aliento. Una vez que seas capaz de vaciar tu mente y dejar que la intención sea la que domine tus movimientos, tu respiración también será dirigida por ésta para que haga fluir tu energía por todas las partes de tu cuerpo.

No te preocupes si no consigues llegar al tercer paso. Éste requiere mucho tiempo de práctica de Tai Chi. Recuerda que lo importante de esta disciplina no es dominar los movimientos ni la respiración, ya que son sólo medios. El objetivo es alcanzar el equilibrio entre cuerpo y mente y esto sólo se logra con perseverancia y paciencia.